Es casi igual al final

Ser niño se trata, en buena parte: de aprender a aburrirte.

Ser adulto: de aprender a frustrarte.

Los dos sin volverte loco en el intento.

En el primero sin que te corran de la escuela, en el segundo: de la relación o del trabajo.

Suscríbete Shuffle