Desbordando confusión

Era tan gordo que las nutriólogas le daban su tarjeta al saludarlo. Sin duda era carismático, pero su figura es lo que se robaba la atención.

Cuando por fin, determinado le llamó, le sorprendió que lo citaran en el consultorio.

Salió muy decepcionado, pero con un gran reto por delante.

Suscríbete Shuffle