Buenos vendedores

Es el cantinero borracho, que no para de tomar.

Es la señora de los Kleenex, que no para de llorar.

Y es el taxista de noche, que no solo se ofrece a llevarte, sino que entra contigo a disfrutar del espectáculo.

Suscríbete Shuffle