El acordeonista

Con el tiempo aprendió que era más rentable tocar despacito en la hora pico, y más tarde, cuando el corredor del metro se vaciaba, podía acelerar el ritmo para tocar sus favoritas.

Suscríbete Shuffle