Salpicada

Después de salpicarle la cara con tinta azul, aprendió que no era la mejor idea dejarse ir con la guitarra imaginaria y la pluma fuente al mismo tiempo.

Suscríbete Shuffle