Caná

En esta ocasión, vino había de sobra. Eran ideas las que ya quedaban pocas y bastante diluidas la verdad.

—Llenad los vasos de vino —les indicó.

Y no pasó mucho tiempo para que las ideas, ahora enriquecidas con la dulzura de las uvas, volvieran a fluir.

Suscríbete Shuffle