Microclima

No importaba si afuera la temperatura alcanzaba los 39 grados (y vaya que lo hacía con la mano en la cintura), por dentro, tenía un sofisticado sistema de aire acondicionado capaz de climatizar hasta el peor disgusto.

Suscríbete Shuffle