No tengo ganas

Pero en realidad lo que tengo, es un miedo brutal. La falta de ganas es muchas veces el abrigo de cuero del pánico escénico.

Suscríbete Shuffle