Necio

Incluso cuando sabía que el rival había colocado más golpes limpios, que ya estaba recargado contra las cuerdas al punto de reventarlas, y que ya no era más que sangre lo que le salía por la boca, incluso así, seguía discutiendo.

Y todo por ganar el argumento.

Suscríbete Shuffle