El aprendiz de Nezahualcóyotl

Hasta al mismísimo cenzontle, y alguna de sus cuatrocientas voces, alguna vez también sonó desafinada.

Suscríbete Shuffle