Hay prioridades

Cuando te empieza a gustar más la naranja que el mezcal, puede ser que te estés convirtiendo en una persona saludable, o peor todavía; que ya te hayas olvidado de lo que realmente es importante.

Suscríbete Shuffle