A fuerzas

Ni los zapatos entran.

Pero esa rara vez que entran, ¡ah, qué gusto da!

Suscríbete Shuffle