Y los dos acabaron mal

Hay veces que una conversación difícil se hace más ligera con cada copa de vino. Hay otras, que es un vino difícil el que hace más ligera la conversación.

En colaboración con Adam Smith.

Suscríbete Shuffle