Mi vida, por lo general, tiene dos estados:

Cuando estoy deseando que me crezca el pelo porque me lo acabo de cortar, y cuando me urge cortármelo porque ya me creció demasiado.

Y claro, hay un tercero: cuando estoy en la peluquería; aquel momento breve, pero lleno de esperanzas.

Suscríbete Shuffle