El buen gusto sí existe

Y el mal gusto, no es que sea malo en sí, es más bien una ausencia de gusto.

Es como un paladar que se puede tragar cualquier cosa, porque —literalmente— no tiene gusto.

Suscríbete Shuffle