Lamentablemente

El día que preferí el jamón de pavo frente al ibérico, es el día que, lamentablemente, me había acostumbrado a vivir en España.

Suscríbete Shuffle