Regla de productividad #10

Cuando la diferencia entre hacer algo muy rápido, o muy lento, es solo una cuestión de segundos; entonces elige —siempre que puedas— la opción más lenta.

La prisa innecesaria es una epidemia que se puede revertir.

Suscríbete Shuffle