Llego en cinco

Cuando va tarde, el mexicano va comprando tiempo de cinco en cinco minutos, hasta que al final termina llegando una hora más tarde.

Eso sí, con sus respectivos avisos previos para que el que espera no se vaya a preocupar, o molestar, según sea su inclinación.

Suscríbete Shuffle